CUANDO LOS POEMAS SE CONVIERTEN EN ORACIONES

Publicado en por Julio Mauricio Pacheco Polanco

 

 

He sido nombrado

Cuando se ha sentido la soledad total en el mundo,

He sido invocado cuando la muerte ha estado frente a los ojos

Y he sido recordado en el momento extremo

Cuando mis versos fueron entendidos.

He sido buscado cuando la desesperación superó el ánimo

Y alguien quiso estar a mi lado cuando lloró amargamente.

Alguien ha orado nombrándome

Y los hombres orando se han multiplicado.

En las calles, he sido la palabra que se dijo y la que fue añadida,

Así ha sido y es mi leyenda

Cuando se juntan dos personas y contemplan lo imposible.

En un psiquiátrico, hace años, como ahora

Lo que enseñé permanece

Como las ciudades que no conozco y donde me conocen.

Al abrir el libro, en el índice, el dedo recorrió tras mi experiencia

Un café,

Una cita de amor,

Una despedida llena de impotencia

Muchos gritos

Un sueño de libertad

Una esperanza antes que la noche venciera

Un océano que fue necesario conocer para conocerme.

Así mi palabra ha ido entre bocas angustiadas

Y en el horizonte, mis plegarias se han repetido.

Yo he sido todos y todos no han querido ser como yo.

Un milagro es mi nombre,

Una inspiración donde Dios ilumina todo,

Los derroteros donde el mundo avanza,

Así soy yo, un recuerdo que reitera en el tiempo

Las formas de las posibilidades.

 

Julio Mauricio Pacheco Polanco

Poeta

 

Todos los Derechos Reservados para

Julio Mauricio Pacheco Polanco

 

Comentar este post