DESPUÉS DE LA PREMONICIÓN

Publicado en por Julio Mauricio Pacheco Polanco

 

Ayer el mundo eran todos mis sueños

No sabía cómo sería mi vida,

Los amigos que encontraría

Las mujeres que me amarían,

La mujer que aún no he amado

Los libros que en el avanzar escribí

Sin darme cuenta, en mi afán de querer escribir.

Me llené de historias, de mundo

De hazañas y derrotas

De todo lo que debía decir:

Una condena que no debí pagar

Muchos ideales a los cuales abrazar

La bandera que alcé siempre

Las canciones que feliz canté

Las canciones que me acompañaron cuando lloré solo

Los cielos nocturnos que aún no conozco

El poema que aún no me retrata del todo

La novela donde el mundo sea descubierto

La totalidad que soy ahora

Los retornos felices

Las despedidas donde mi corazón palpitaba

Las horas que se fueron sin poder retenerlas

El Sol que fue mi aliado en mis días tristes

La Luna que nunca me abandonó

Los libros que leí y que hasta ahora en mi memoria me acompañan

Un verso donde fui enteramente libre para el mundo

Un poemario donde fui el mejor

Una novela donde fui el peor.

Fue así sin haber llegado a la mitad del camino,

Como los labios de las muchachas que me esperan

Con la ansiedad oliendo a primaveras

Hasta donde deba llegar,

Hasta donde llegue mi voluntad,

Como lo he propuesto.

 

Julio Mauricio Pacheco Polanco

Poeta

 

Todos los Derechos Reservados para

Julio Mauricio Pacheco Polanco

Comentar este post