EL AFORISMO SOBRE EL OLVIDO

Publicado en por Julio Mauricio Pacheco Polanco

AFORISMO SOBRE EL OLVIDO

¿Qué sabe el hombre ignorante cuando ve a otro hombre gritando en plena calle, en medio del puente donde la gravedad puede significar la salvación, cuando se sabe sin retorno, cuando ha explorado territorios donde nadie ha sobrevivido?

¿Qué sabe la muchacha cuando regala amor sin medir la ausencia donde nada podrá reemplazarla cuando la soledad de los malditos sean segundos que nunca cesan y que explotan en las voces más viriles, entre llantos y desprecios del mundo, por saberse desdichados, como nos pasó a todos, alguna vez, antes de nacer al mundo de los libres, los que disfrutamos del placer, pero ya no amamos más?

¿Qué sabe el que juzga los celos y las voces elevadas en la mitad de la noche, cuando ya no se sabe qué más hacer, para retener a quien se está perdiendo, aniquilando todos los sentimientos con los que se llegó una mañana, triunfante, sonriente, lleno de vida, para luego caminar loco, por las calles del mundo, sin querer llegar a ningún lugar, sin querer olvidar, mortalmente destruido y con la certeza que será así para siempre, rodando entre brazos de mujer en mujer, buscando lo que  es irrepetible, lo que le hizo inmensamente feliz y le entregó el significado de la vida, y todo lo que sabemos cuando del amor se trató?

Yo que ya no recuerdo y en otros lechos no hay nostalgias sino mujeres que me llenan del saber de los afortunados, de los que resistimos,  echo un tabaco por los que no soportaron el olvido cruel y largo, que los mató para siempre.

Calo mi tabaco, solo puedo hacer eso. El mundo es así. Y todos entendemos, pero solo observamos. Después del amor, los que resistieron, lo pueden soportar ya todo. La callecita esa cuyo nombre olvidé, fue solo un mal paso, y de mal pasos está hecha la vida, para cada uno de nosotros, una sola vez.

 

Julio Mauricio Pacheco Polanco

Poeta

 

Todos los Derechos Reservados para

Julio Mauricio Pacheco Polanco

Comentar este post