LA CENSURA SOBRE OUTSIDE 5

Publicado en por Julio Mauricio Pacheco Polanco

Cada generación aporta 36 hombres justos. Esto se da dentro de la tradición judía, pero a lo largo del mundo, siempre hay notables personajes que son llamados para enfrentarse contra lo establecido. Milko me hablaba acerca de lo ocurrido. De la intolerancia y el peligro que atraviesa el arte en Arequipa. Gente muy poderosa había ordenado dar el cierre a una exposición de arte donde había una pluralidad de voces orientadas hacia la búsqueda de nuestra identidad. El más polémico y controvertido, ahora como una promesa para el arte arequipeño y peruano es Álvarez, un muchacho que estudió en el Colegio La Salle y que demostró ser más valiente que la mayoría de artistas que hay en la ciudad.

Se comentaba que quienes están detrás de todo esto sea el Arzobispado de la ciudad, La Municipalidad de Arequipa y La Cámara de Comercio, pero a voz cierta, son solo especulaciones sobre una mano negra que intenta callar, silenciar a quienes tienen otra forma de ver la realidad, y desde sus aportes, otra lectura le dan a esta sociedad globalizada donde tanto se lucha en contra de la exclusión social o discriminación.

Casi más de una semana bastó para escandalizar a la opinión pública. Habría que revisar el discurso una vez más, el querer saber por qué les tienen tanto miedo. Habría que ver si es que alguna institución totalmente contestataria que no se someta al orden establecido, nos devuelva lo que se expuso en La Alianza Francesa, Centro Cultural que siempre apoya al arte de la ciudad y que nunca antes se ha visto condicionada a los requerimientos de quienes de pronto Censuren lo que se propone a través de nuestros artistas.

Es que no podemos afirmar nada. El silencio es inmenso como el volcán Misti. No sabemos quiénes nos han censurado. Lo peor es que es un pésimo precedente para nuevas exposiciones de artistas, si seguimos así, tendremos que pedir permiso antes de pensar, para poder seguir creando. Nos dieron cierta licencia, si sacábamos de nuestra exposición a Álvarez, seguiría nuestra exposición, pero no aceptamos, nosotros no lucramos con el arte, no trabajamos para terceros, somos lo más honestos que podemos, y creemos que bajo la Libertad de Expresión, el arte es otra forma de expresarnos, de humanizarnos. ¿Álvarez?, él es el artista gay que tanto revuelo está causando en toda la ciudad. Sí, él. Pero si es un muchacho, es precoz y muy corajudo. Diría que es consecuente con su manera de pensar. Cómo podemos hablar de inclusión social ante tamaña proposición. Nos retiramos todos. Fue de inmediata reacción y decisión. La Alianza Francesa ha sido superada por esta mano negra. Es un off the record. No sabemos quiénes son ahora los que dicen qué es y qué no es arte en Arequipa.

He pensado mucho en la intolerancia, en cómo ésta se manifiesta en todas partes de la ciudad, desde los centros de trabajo hasta las universidades y la misma comunidad. Out Side 5 (Identidad Inconclusa, en crisis, en construcción), en su quinto año continuo de exposición al parecer puso en jaque a la moralidad de esta ciudad que está llegando al millón y medio de habitantes. El punto álgido es Jesús Álvarez y su reivindicación sobre el sexo, su sexualidad. Disertó Michel Foucault que: "La sexualidad forma parte de nuestro comportamiento, es un elemento más de nuestra libertad. La sexualidad es obra nuestra - es una creación personal y no la revelación de aspectos secretos de nuestro deseo-. A partir y por medio de nuestros deseos, podemos establecer nuevas modalidades de relaciones, nuevas modalidades amorosas y nuevas formas de creación. El sexo no es una fatalidad, no; es una posibilidad de vida creativa". No me extraña en nada lo ocurrido, esta es una ciudad revolucionaria, lo único que puedo pensar es que estos artistas han correspondido con coherencia a discursos desde donde la verdad es fiel en lo creado. Nunca el artista debe ser tímido, nunca debe quedarse callado ante lo que crea y considera debe ser de divulgación pública, así no avanzamos, en silencio no se pinta ni se escribe ni se canta. Pesa una sombra poco afortunada sobre el arte arequipeño, sin duda esto moverá con más fuerza las venas de sus creadores. Yo creo que esto recién empieza.

 

Julio Mauricio Pacheco Polanco

Escritor

Comentar este post