LA PARÁBOLA DEL HACEDOR

Publicado en por Julio Mauricio Pacheco Polanco

 

Ni quieras impresionar

Ni tampoco escribir sobre lo que desconoces,

Ni confundir al lector

Ni tampoco hacer de Perogrullo.

No pretendas ser vidente ni un maldito

Solo sé lo que puedes ser,

Nada tan original como lo propio,

Así se escriben los más bellos poemas,

Así se conmueve el lector

Y así lo incierto se hace de todos, universal.

Ni la voz del maestro para siempre

Ni la negación de otras formas

Ni la ausencia de sabiduría en lo que puede resultar incomprensible.

Ni las historias que no transmiten nada

Ni los versos en desconocimiento de todos los versos.

Así se escriben las vivencias que aún no se han entendido

Así es la voz de los que esclarecen al hombre actual

Así es como se pronuncia lo que todos sentimos

Y aún nadie lo ha dicho.

Ten autoridad sobre tu creación

Y tu enseñanza nunca acabará.

Así son los poemas cuando se les reconoce,

Cuando no se sujetan al tiempo

Y sin embargo son referentes dentro de la historia.

 

Julio Mauricio Pacheco Polanco

Poeta

 

Todos los Derechos Reservados para

Julio Mauricio Pacheco Polanco