LA SERPIENTE QUE SE COME A SÍ MISMA

Publicado en por Julio Mauricio Pacheco Polanco

 

 

Cómo nos hemos repetido unos en otros

Sin el menor esfuerzo

Como si la vida fuera un mismo camino a recorrer

Para escuchar las mismas frases

Las mismas expresiones.

Si Dios existiera nos sabría de memoria

Y le provocaríamos aburrimiento.

¡Oh, la evolución!

El arte de ser original y no repetirse.

Pero no se confundan

Igual se llora, igual se ríe,

Igual se ansía la libertad

Igual se celebra o reniega a la locura

Las mismas palabras son para el amor

Como para el odio.

Antes o después, uno se cansará de todo

Y antes o después, uno volverá a empezar.

¿Pediremos volver a intentarlo?

Yo creo que sí,

Creo que si Dios nos preguntara ello

Lo pediríamos,

Porque la certeza que estuvimos muy cerca

Muy cerca de alcanzar lo propuesto en nuestras vidas

Permanecerá hasta el final

Antes de cerrar los ojos,

En la hora de los recuerdos

Cuando estamos llenos de errores o sabiduría

Y recién sabemos cómo es el camino.

 

Julio Mauricio Pacheco Polanco

Poeta

 

Todos los Derechos Reservados para

Julio Mauricio Pacheco Polanco

Comentar este post