LEÓN NEGRO

Publicado en por Julio Mauricio Pacheco Polanco

 

 

Qué puedo decirte muchacho que recién empiezas,

Solo soy un Escritor solitario que abraza con fuerza

Quizá la última bandera que queda,

Pero sé que no estoy solo.

Sí, me internaron 5 veces en un psiquiátrico

Y me dijeron que estaba loco,

Pero lo que hice, era lo que debí hacer,

Lo que alguien debió hacerlo

Cuando era necesario ser un héroe.

Yo sé que no todos los días se gana

Que hay soledades donde es difícil soportarse,

Donde la mentira puede alcanzar a todos

Menos a uno mismo.

Y sé que estuve en el momento definitivo

Donde debía estar,

Sé que eso iba más allá de escribir un simple poema,

Que era algo más que yo,

Que era el país, que fue también el mundo.

Ahora tengo 45 años, y déjame decirte

Que no tengo nada, ni riquezas

Ni mujeres bellas a mi rededor.

Que cuando necesité de los demás

Allí no estuvieron, pero eso no es razón para quejarse,

Nos ha pasado a todos, al menos eso quiero creer.

Si tengo algo, cuyo valor sea mayor

Son estos escritos, de león negro,

De poeta y escritor solitario

Que parado flameando su bandera

Puede verte a los ojos y decirte sin titubeos:

Yo también lo intenté

Y también fui olvidado después del sacrificio,

Pero eso no quiere decir que debas dar un paso hacia atrás.

Aún sigo en pie sin el menor esfuerzo

Y sé que tienes muchas dudas, y le temes a la incertidumbre

Como me pasara a mí cuando tuve miedo,

Cuando no tuve novia ni amigos

Cuando mi palabra era el silencio en medio de la ciudad.

Porque si tienes que hacer algo,

No debes consultarlo a nadie,

Cuando El Bien debe vencer, no hay dudas,

Otros le llaman el compromiso con la familia humana.

Quizá te espere un destino parecido al mío,

Sin mujer, sin hijos, y sin nada en este mundo,

Pero es preferible todo ello

A ser indiferente ante la causa que nos reclama a todos

Cuando el llamado se hace presente

Y sientes la voz que te dice: ¿y ahora qué harás?

Porque yo no dudé, y fui resuelto algunas veces

Tan resuelto como para ser internado 5 veces,

Pero es mejor ser tildado de loco

A ser tildado de cobarde en las horas graves

Las horas supremas, en esta brevedad que es la existencia

Antes de ser un solo ser con todo el mundo, antes de saber

Que a ti también te esperan, como seguramente pasó conmigo

Para ahora decirte serenamente que quizá no te espere la gloria

O la opulencia, que quizá lo único que te espere sea una verdad cruda.

Solo puedo alcanzarte una certeza:

No cambiaría nada de lo que pasó,

Porque puedo decir que también lo intenté,

Y que ahora a mis 45 años, ésa es la mayor riqueza que tengo

Con la cual me siento a escribir cada día,

Soñando el mundo que todos sueñan

Y del cual nadie quiso irse

Sin haber cambiado algo para hacerlo mejor.

Yo solo he dejado fe.

Eso es suficiente.

 

Julio Mauricio Pacheco Polanco

Poeta

 

Todos los Derechos Reservados para

Julio Mauricio Pacheco Polanco

 

Comentar este post