DONDE EMPIEZA LA ESCALINATA

Publicado en por Julio Mauricio Pacheco Polanco

 

 

Pero qué, solo veo limonaditas y tabacos, citas con marocas y una sobrevaloración de sí mismo, como si estuviese iluminado. Dale 5 segundos y se le quitarán las ganas de escribir sobre reuniones de café, de querer salvar el mundo. Sí, pensé en ello, pero el tipo ha estado internado 5 veces en un psiquiátrico, y mira que ha sido por cosas que a cualquiera habría hecho desistir. Querer salvar el mundo, pero si el tipo no sale de su habitación mas que para follar, ¡es fácil opinar así de la realidad! Te daría la razón, pero hay algo premeditado en sus escritos, pareciera que se anticipó a cualquier crítica, prefiere ser un héroe donde nadie lo quiere, así responde él, es su forma de salvarse de todo esto. ¿Escribe entonces para demostrar a los demás que él es el bueno y los malos los demás? Mira que creo que hasta para eso debe tener una respuesta, es tan sensible que se deja llevar por entusiasmos que son comunes cuando habla de la soledad, mira que usa mucho la frase hecha: la soledad total en el mundo. Sí, resolvió con esa frase la respuesta a su propósito. Cree que la gente puede ser buena, y desde ese creer, se empodera. Sabe que sus detractores son los buenos, y sabe que ellos tendrán respuestas contrarias, que no lo llamaron a alzar la voz por nadie, sabe que la representación es ingobernable, que desde el momento en que escribió que el mundo son 9,000 mil millones de circunstancias distintas, así hay igual cantidad de respuestas, pareces y posiciones. Habla también mucho del mundo, de la corrupción, del narcotráfico, de la ética, pero, ¿qué pasó con él?, a nadie le interesa eso, y es porque no tienen solución en ningún lugar de este mundo, ¿para qué insistir en causas perdidas? Y redunda en las limonadas o las aguas de soda, su rechazo al alcohol, pero qué, ¿acaso quiere un mundo de abstemios donde cada quien como lo escribe, sea como un maestro a seguir por sí mismos? Es la dictadura de la literatura por sobre cualquier tipo de intolerancia. Sea como fuera, no deja de tener razón en lo que escribe, pero lo que escribe se va hasta el infinito, quién puede resolver este orden establecido. 5 veces en un psiquiátrico, como si eso le diera licencia para ser una autoridad en la condición humana. Esa pose de hombre sabio que no quiere salir de su dormitorio, que puede pasarse todo el día sentado escribiendo y despotricando contra todo lo que cree que está mal y está en realidad mal pero para las monjas, insistiendo en ese tema de las metas o sueños personales, en ir tras el encuentro personal con el destino, el querer alcanzarse, ¿quién puede hacer eso?, ¿no sabe que primero hay que ganarse la autonomía y después ver qué pasa recién con uno y el mundo? Ya escribió sobre ello, fue obrero, peón de mina, vendedor de ropa y de libros, encuestador, agente de seguridad, y cuanto oficio le etiquete como oprimido, lo peor es que escribe como si el ser humano fuera alguien digno de confianza. He revisado sus poemas, habla de traiciones totales, de las felonías, y lo relaciona con la fortaleza, con la reciedumbre y allí hace hincapié de las limonadas y el tabaco para resistir y su rechazo al amor. ¡Habla del amor en términos sabios!, ¿quién lo sabe todo del amor?, se jacta de tener buen sexo, de durar más de dos horas en la cama, de decirles basta a sus marocas porque se cansó de todas las poses que conoce y porque no logró eyacular. Deja que reviso y hasta donde veo, no tiene deudas con nadie, sus necesidades son tal cual como las escribe: mínimas, que está acostumbrado a ser reconocido por donde va y le presta poca importancia. ¿Lo dices por la foto que se tomó desnudo en la Plaza de Armas de la ciudad donde radica?, o porque las razones para sus 5 internamientos fueron tan impredecibles como incómodas para quienes vieron en él no a un poeta sino a un profeta. Eso temo, el tipo es resuelto, sabe de sus derrotas y sabe de su inocencia, ¡es peor que un judío!, tiene hasta 5 respuestas para una misma pregunta, y todas son válidas, sin dejar  de ser bueno en 5 diferentes formas. ¿Es así la esquizofrenia? No, la esquizofrenia no permite armar ni una sola frase, y él está lleno de una coherencia que puede desequilibrarlo todo. ¿Qué quiere entonces?, porque veo que es demasiado ambicioso, respeta más su palabra que la corrupción de la censura, ¿es alguien que quiere joder? No, temo lo peor, es alguien que quiere vivir, es alguien que en su afán por estar vivo no podrá evitar que los demás noten que vive. ¡45 años! En todo caso si a de brillar, pues que brille, pero nada volverá a ser igual. ¿Ni muerto? Te puedo asegurar que alguien ya grabó todos sus escritos publicados en la web. Hasta se tomó la molestia de grabar sus discursos en You Tube. Temo que él esté pensando ahora en nosotros y que esté riéndose o usándonos como material para sus escritos. Es que no podemos decir: “veamos qué pasa”, él ya existió desde antes que nosotros pensáramos en su aparición. Se empeñó en hacerlo todo metódicamente. 9 libros es todo un sistema, toda una forma de pensar. ¿Y los 5 segundos con el ser humano? Los 5 segundos en medio del mundo, lamento decirte que en todo lo que ha escrito, ha respondido a esa experiencia, se adelantó a sí mismo y a nosotros. Y qué. Nada, tal vez responda con una de sus frases: “las respuestas son personales”… o tal vez pase lo peor: volver a ceder a la tentación de ser un determinado, de no tener dudas en su discurso. Algo raro para nuestra sociedad donde todos ríen cuando deben reír sin saber por qué solo porque el menos tonto rio primero. Nada, ahora somos nosotros los que nos preguntamos lo que él se preguntó hace mucho tiempo, ¿qué hacer?

 

Julio Mauricio Pacheco Polanco

Escritor

 

Todos los Derechos Reservados para

Julio Mauricio Pacheco Polanco

Comentar este post