EL HIJO DE LA CIUDAD

Publicado en por Julio Mauricio Pacheco Polanco

 

 

Cuando sea el momento

Apreciarás el silencio

La soledad

Un pedazo de pan que no haya sido quitado de la mesa a nadie

Un recuerdo en un año feliz

El perdón de los años difíciles

Lo que nace espontáneamente del corazón

Y no es necesario ni escribirlo ni decirlo,

Una tarde donde estuvo el amigo de cada etapa de la vida

La sabiduría buscada en el cuerpo de la muchacha aún no amada

Los ojos de la mujer que encierran el universo

Un libro dejado a medias

El libro que es necesario escribir

Cuando sea el momento.

Cuando se el momento

El sonido del mar tendrá sentido

La canción más amarga será tu leyenda

Y las calles en soledad, tu gloria

Cuando tengas que caminar hacia el pasado

Y solo hazañas encuentres

Después de haber respondido al llamado

Cuando fue el momento.

No bastará con un decir: lo intenté

Todos lo intentamos diariamente

Por eso, cuando sea el momento

No pienses en la prisión o los manicomios

Cuando sea el momento de asumir el Ser

De cumplir con todas las responsabilidades

Ante Dios, la Patria y El Mundo

¡Hazlo, tienes que hacerlo!

¡No habrá otra ocasión para expresar lo que hay en tu corazón!

Porque cuando sea el momento

La vida será hermosa

Y como pocos y como todos quisieran,

Estarás tan agradecido

Como lo estamos los que lo dimos todo

Sin miedo alguno,

Cuando fue el momento

Y también, cuando sea el momento.

 

Julio Mauricio Pacheco Polanco

Poeta

 

Todos los Derechos Reservados para

Julio Mauricio Pacheco Polanco

 

Comentar este post