EL HOMBRE QUE CONQUISTÓ SU LIBERTAD

Publicado en por Julio Mauricio Pacheco Polanco

 

¿Y ahora que sabes la verdad, qué harás? Sabes cómo funciona este sistema. Mucha gente ha muerto sin hallar la verdad, ni siquiera se han hallados así mismos en el mundo, en la vida. ¿Sabes que tu ética te perfila como un potencial candidato a la Presidencia de Perú? No tienes pasado corrupto a tus 45 años, no le debes nada a nadie, no eres casado ni tienes hijos, y mantienes un discurso consecuente. Los grupos de poder te han seguido desde hace tiempo, tarde o temprano tendrán que hacer caso a tus palabras señor Escritor. Probé un poco de la limonada que tenía en el vaso, la coloqué sobre la mesa, me felicité por no fumar más tabacos hace tiempo. Tiene razón en lo que me dice este amigo abogado, pero pasa que yo no quiero dejar de ser Escritor. Ser Presidente en un país donde el sistema está hecho específicamente para robar, con leyes que favorecen este delito y que benefician a los Grupos de Poder, si acaso la derecha peruana es una sola, que va desde los medios de comunicación hasta las empresas más importantes de Perú, me convertía en alguien que durante toda su vida fue un ignorante.

“La verdad os hará libres”. Ése fue el titular de El Diario El Comercio a finales de 1998. No entendía a qué se refería con eso, era una frase bíblica, una oración consultada con el sacerdote de la Catedral de la ciudad. Quiere decir que el que está libre de pecado es libre. Así me dijo el sacerdote de quien pienso si acaso dijo la verdad, si fue sincero, o simplemente fue como muchas de las personas que conocí, personas que me vieron la cara de tonto, personas que nunca dijeron cómo era este sistema.

No me interesa la política en lo más mínimo. Este sistema me convirtió en una persona que detesta la corrupción, ¿habrán hombres virtuosos que piensen igual que yo y no tengan pasado corrupto? Siempre fui un solitario estimado amigo, alguien a quien le vieron la cara de tonto todos mis 45 años, ¿es un crimen, no? Entonces, qué, siempre hablas del compromiso de la literatura, del valor de la palabra, del llamado, ¿no aceptarías formar parte de un movimiento donde seas el líder?, te asesoraríamos hasta que llegues a la Presidencia.

Me levanté del asiento, observé libros y más libros por doquier, ¿debía leer algo más?, Perú está en una crisis total, desde el mismo Presidente de La República hasta los Grupos de la derecha peruana, incluyendo toda la clase política. Mejor dicho, no había un solo líder que alzara la voz. Has hablado mucho de alzar la voz, de reclamar por la justicia, ¿no harás nada Poeta? Tiene razón, pensé, eso forma parte de mi discurso, pero había que ser puntual. Estimado doctor, como todos sabemos, en estos actos delictivos de soborno y coima, centenas de miles de familias se han visto favorecidas. He estado al margen de todo esto. Mis dedos apenas alcanzan para señalar a las contadas personas por las cuales debería alzar la voz. Todos están involucrados en esas mafias corruptas. Nunca sería el héroe de los villanos que me vieron la cara de tonto. De mi compromiso con la literatura y la palabra, queda el testimonio de haber abierto un camino donde la Ética triunfó, donde desde La Libertad, elegí el camino de la honestidad, de la honradez, en plena lucha por mis Derechos Humanos. Alzo la voz por mi persona, y por los que tienen que llegar, los que aún no han nacido, los que entiendan qué es la Ética como los hombres virtuosos la entienden: sin vender su dignidad, sin transar con la corrupción, desde todos los ámbitos, porque esta generación, está perdida, y carece de credibilidad. ¿Entonces ya no escribes para nosotros? No mi estimado doctor, ahora escribo para los que nazcan libres, los que sientan el llamado de la Ética, y estén predestinados a conocer la experiencia de la Libertad, es decir, el tener la facultad que yo experimento ahora: elegir mi destino. Está demás decirte que rechazo cualquier tipo de corrupción o dinero fácil. Es la forma correcta de hacer Literatura mi estimado Doctor.

 

Julio Mauricio Pacheco Polanco

Escritor

 

Todos los Derechos Reservados para

Julio Mauricio Pacheco Polanco

Comentar este post