ANOTACIONES SOBRE EL COITO

Publicado en por Julio Mauricio Pacheco Polanco

 

 

Ni con mucho aire, ni tampoco ajustado en la parte del glande, así es como deben usarse los preservativos para que estos no se revienten en el acto sexual; tampoco deben ser ellas las que traigan los preservativos: una puntada de aguja en éste puede hacer que se rompa en el frenesí de la cópula, uno mismo debe llevar sus propios preservativos. Tampoco es recomendable los de efecto retardante, la cópula puede dar más de dos horas y provocar dermatitis en el glande y en consecuencia: una erección permanente, deseos de seguir copulando, pero sin poder hacerlo; la dermatitis es un ardor en el glande que impide seguir penetrando a la mujer. Es cierto que hay diferencia al momento de hacer el amor con y sin preservativo, debido a que los flujos vaginales se sienten sexo a sexo calientes y provocan una fricción más placentera, no es bueno fiarse de los días estériles del periodo, no todas las mujeres tienen un periodo regular y, este método no es del todo seguro, de igual manera, con el uso del condón al momento de follar, el placer es menor, pero la diferencia no es mucha, así, es mejor usar este preservativo para evitar los contagios de enfermedades sexuales; el látex no impide sentir la temperatura elevada de una vagina excitada que se llena de flujos por haber alcanzado el clímax reiteradas veces. Los espermicidas son eficaces cuando se quieren hacer preliminares de 10 minutos luego de haber sido introducido el óvulo dentro de la vagina de la mujer hasta dejarlo en el útero. Las inyecciones u hormonas son otra opción cuando la pareja practica la monogamia y no se corre el riesgo de ser contagiado en caso que la mujer sea promiscua. El sexo también es seguro cuando la mujer está menstruando, claro está, si es que ella desea hacer el amor en esos días.

Hacer el amor no es premeditar las poses ni concentrarse en el placer de la mujer: ella siente nuestro placer en la medida que tengamos frecuencia de coitos con ella; ella sabe qué sentimos y cómo disfrutamos en cada movimiento donde las embestimos, o bien rápidamente, o bien con lentitud, ingresando todo el miembro en su vulva, hasta chocar con su útero: allí las embestidas son más intensas, como la violencia con la cual entramos en ellas.

Decidir cuándo eyacular es también otra de las licencias que nos podemos dar los varones de más de 45 años. Ora follar más de una hora, ora acercarse a la media hora y sentir la salacidad con la cual se entrega la mujer.

Un buen ajuste con la pelvis ante un miembro muy duro que es sentido por ellas con placer, puede significar un orgasmo masculino donde se renuncie a las dos horas de sexo por un clímax donde se dé la leche a voluntad.

Variar de pareja en el transcurso de la semana también es saludable, refuerza la autoestima tanto del varón como de la mujer, siendo el sexo una de las prácticas más sanas para tener una buena salud, así, el corazón se ejercita evitando los problemas cardiacos o la resistencia física se incrementa, es como hacer 500 planchas mientras se transpira, perdiendo calorías, si acaso el sexo es el remedio más eficaz para bajar de peso, para tonificar los músculos y estar en forma. Un varón que tenga contextura atlética sin que necesariamente vaya al gimnasio habla bien de su vida sexual, es fácil reconocer en los músculos de las pantorrillas de nosotros el hábito de ciertas poses en el amor por el esmero demandado al momento de follar. Así también el sistema respiratorio mejora como es recomendable la eyaculación en los casos de padecer de la próstata: el flujo seminal limpia los conductos por donde se orina y reduce el tamaño del depósito del semen.

El temperamento se templa y resulta mucho mejor que las terapias dadas por psicólogas. Es bueno hablar durante el sexo, hablar de los problemas cotidianos, matizando con palabras halagadoras o sucias, según sea lo que más le excite a la mujer.

Una erección extraordinaria, que supere los 17 cm habla bien de la fémina con quien se hará el amor, nos dice de la capacidad de excitarnos que ellas tienen sobre nosotros, evocando la última sección de sexo donde se disfrutó tanto que se anheló un reencuentro lo más pronto posible.

Si bien, en una relación de pareja, es normal tener 3 veces sexo en el día, superado el primer mes donde tener sexo todo el día es lo normal, en los solteros como yo, tener sexo alternado con diferentes mujeres 3 veces por semana, donde es otra la forma establecida de relación, sin apegos y reclamos, habla bien no solo de tener condiciones óptimas de salud, serenidad y sentido del humor, por ello, estimados lectores, es necesario procurarse las amantes posibles para disfrutar placenteramente de los goces de la carne, si acaso esto es sinónimo de larga vida, si se va acompañado

 este estilo de vida, con una dieta rica en nutrientes que van desde carnes de pescado, res, cordero, pollo, cerdo y, verduras ricas en vitaminas, proteínas y minerales como la ingesta de bastante líquido después del coito, siempre en la dosis que demande el organismo, con su respectivo descanso, después de haber sido feliz.

 

Julio Mauricio Pacheco Polanco

Escritor

 

Todos los Derechos Reservados para

Julio Mauricio Pacheco Polanco

Comentar este post