ADAGIO DE LOS QUE VIVIERON

Publicado en por Julio Mauricio Pacheco Polanco

He escrito tanto para olvidar, para no repetir los errores
Y también recordar la calle sin retorno que es el mundo
Donde hay alegrías y tristezas, donde sentarse a tomar el té
Es ver morir el Sol mientras los días pasan
Para no pensar en cómo habría sido, de otra forma, la vida.
Yo que me negué a quedarme en el lugar de todos
Y preferí los libros, las muchachas que saben amar
En esas horas donde me evado de la realidad
Y con otros ojos veo la realidad, sí, yo me negué
A ser como los demás, a estar en la gran fiesta
Donde los halagos van y vienen y, es bien raro encontrar
Amigos de verdad, noches donde el cielo mereciera estar aquí.
Si tuve esa suerte, para escribir de la manera que quise
La existencia, si me senté por años frente a un ordenador
Para soñar lo que todos sueñan y, pocos entienden sea posible,
Así, mi oración era escribir siempre para los solitarios y solitarias
Que no hallaron lo buscado cuando se quiso ser feliz
Y sintieron el peso del pasar de los días,
Entre amores resueltos, promesas que se cumplieron,
Muy lejanos de los momentos difíciles
Necesarios para saber qué es ser hombre
Y también qué es ser humano,
Yo avancé, para privilegio de los que abren estos libros
Y pueden disfrutar de la calma, ante los arrebatos del tedio,
Las horas donde nada parece tener sentido
Y es bien raro encontrar con quien poder hablar sinceramente.
Por eso, me quedé en mi afán dentro de la terquedad de los escritos
Para ser el amigo que dijera lo que hay en tu pecho agitado
Cuando la balada retrata tantas vivencias
Y son pocas las palabras que puedan definirlas
Para buscarlas en los poemas, que yo he escrito
Justo antes de volver a olvidar, para no repetir los errores,
En medio de la gran calle sin retorno, que es el mundo.

Julio Mauricio Pacheco Polanco
Poeta

Todos los Derechos Reservados para
Julio Mauricio Pacheco Polanco

Comentar este post