BURGUESÍA FINALMENTE

Publicado en por Julio Mauricio Pacheco Polanco

 

 

¿Qué esperanza sostiene el peso de los días del hombre

Que está detrás de todo lo que es, mas ya no es su sueño?

Me dirá mi estimado lector que se renuncia siempre

Que llegamos a la noche en silencio, para sentarnos frente a la mesa

Y solo pedir tranquilidad para pensar en tantos días de lo mismo

Sacando cuentas para fin de mes, pensando en los gastos

En los niños que están creciendo y de los cuales poco se sabe,

En la mujer de siempre, la compañera cuando fueron los años

Y la dicha se convirtió en la razón de ser,

Hasta que los almanaques fueron como fuertes vientos

Que llenó poco a poco todo de polvo, gastando el color de los entusiasmos

Las alegrías a risa expansiva en las calles, esas noches

Sí, esas noches cuando hablar espontáneamente era la vida,

No lo que es ahora, responsabilidades y pocas palabras,

Horas veloces donde siente uno irse sin poder detener nada.

Porque, esas buenas voluntades poco a poco desaparecieron,

Un gesto gruñón, algunos reclamos y la necesidad de tener

La mente en blanco por un momento, de no ceder a las vociferaciones,

Mantener todo bajo control, no ensuciar el piso recién encerado

Con las huellas de todo el día en las oficinas que tienen un olor diferente

Al olor del hogar, donde la comida está servida

Y el televisor prendido relata las tragedias de la ciudad,

De los que están siempre al margen de los decentes.

Ni un solo tabaco ni ganas para fumarlo, la ducha de agua caliente

Un cuerpo cansado que cae rendido en la cama.

Despertar a las 05:30 a.m.

Empezar un nuevo día entre besos a los niños, un hasta más tarde a la esposa

Partir al trabajo haciendo paciencia desde temprano con el tráfico,

Un auto mejor que otro, un hombre mejor que otro,

Comercio en la ciudad.

Las vacaciones necesarias para el mes entrante.

Burguesía finalmente.

 

Julio Mauricio Pacheco Polanco

Poeta

 

Todos los Derechos Reservados para

Julio Mauricio Pacheco Polanco

Comentar este post