EL LLAMADO

Publicado en por Julio Mauricio Pacheco Polanco

 

Yo rompí el silencio cuando las muchedumbres esperaban.

La bandera flameaba y en ella estaba escrito: Libertad.

Yo que le temía a la oscuridad, no pude dar un paso atrás

Y me interné en medio de una ciudad llena de calles.

Yo rompí el silencio cuando todos murmuraban: ¡Justicia!,

Eran mis 27 años y la cita de todos los hombres,

No sé cómo se escriba la historia que hace girar al mundo,

No sé qué mueve a los hombres cuando más no se puede callar,

Mis vísceras fueron un aliento de horas intensas,

Un pulmón que lleno de furia no quiso rendirse,

¿Recuerdas la noche del: ¡Sí, se puede!?

¿Recuerdas ese grito que repetía sin desmayar una vez más

El reiterado: ¡Nunca más!?

Porque yo solo alcancé a ver los extramuros donde se estrellaban mis palabras

Y así, paso a paso, acudía a mi cita con la historia.

Yo rompí el silencio cuando los muchachos desaparecían

Cuando los psiquiátricos negaban razones justas,

Cuando el miedo vencía, cuando los brazos del pueblo se hacían más tensos.

La bandera flameaba sin ser alzada y alguien debía tomarla,

Los versos eran solo palabras que añoraban esperanzas perdidas,

Las calles, lugares de encuentro en silencio,

Las plazas, un lugar donde las miradas decían todo

Y todo era incierto, como lo son las horas cuando hay que ser resuelto,

Cuando protestar era demasiado peligroso.

Y rompí el silencio hasta llegar a las autoridades

Para repetir lo que en la historia el hombre ha hecho de su lucha

Y rompí el silencio para gritar como solo se grita a los 27 años: ¡Libertad!

Y fue así, cuando fui el Poeta en su encuentro con sus versos,

Con lo que me llenaba antes de ser lo que soy

Cuando fluyó de mis adentros el verbo que era el de todos,

Cuando otra Patria soñé, desde que rompí el silencio.

 

Julio Mauricio Pacheco Polanco

Poeta

 

Todos los Derechos Reservados para

Julio Mauricio Pacheco Polanco

Comentar este post