EL NIÑO ELEGIDO

Publicado en por Julio Mauricio Pacheco Polanco

Eran desde las épocas de los Profetas

Y los hombres que hacían anotaciones ante los prodigios

Cuando este niño apareció, dotado de todo el conocimiento del hombre

Y cada palabra suya era un significado

Y en cada palabra suya los hombres se perturbaban sino le conocían

Y los que hallaban paz en su verbo, sentados frente al madero que ardía

Evocaban los años de la infancia

Cuando todos fuimos videntes

Cuando la palabra era un lugar común donde confluían todas las experiencias.

Si conversa con los astros, en su hechizo se le ha dejado ser

Para que su fantasía sea pródiga cuando sea discerniente

Y llegado el momento, separé lo bueno de lo malo

Y Hombre llamado a ser sea.

Los maestros de la música se sientan a su lado

Con el propósito que este niño vea lo que se puede ver

Cuando el estado de gracia ilumina a los que han sido llamados a ser apartados.

Él pasea entre libros y hombres sabios

Y de las promesas que ignora, han sido señaladas para su ventura

Se habla de un amor tormentoso y contrariante,

Verdades donde ofuscados los hombres de mundo repiensen la historia.

Su verbo es puro y solo sus ojos pueden ver al Señor.

Plena libertad se le ha otorgado al momento de preguntar

Y de la mano de trotamundos donde el hombre común no ha puesto pie

Ha visto soles rojos y hombres de piel azul con quienes ha conversado.

De las artes, se le ha enseñado para los años de la sabiduría y soledad

Aprender a componer melodías originales con una flauta

Y otras técnicas para cuando tenga que sobrevivir solo en el mundo.

Eran desde las épocas de los Profetas

Y los escribanos que recitan libros enteros de memoria

Esta tradición que hasta ahora se mantiene en el pueblo que nadie conoce

Donde hay un rey y la muchacha que ha sido señalada para él.

De su suerte solo el tiempo puede ser testigo,

Y es su palabra un oráculo donde confluyen todas las experiencias

Porque dicen las costumbres

Cada generación se elige entre los notables

Los llamados a inspirar la evolución del hombre,

Y así este niño crece, en nombre de la humanidad,

En nombre de los que estamos aquí,

En tu nombre, estimado lector.

 

Julio Mauricio Pacheco Polanco

Poeta

 

Todos los Derechos Reservados para

Julio Mauricio Pacheco Polanco

 

Comentar este post