ESTANCIA DE LOS PRIVILEGIADOS

Publicado en por Julio Mauricio Pacheco Polanco

 

 

¡Oh, no!, claro que no, no he llevado una vida similar a la de todos.

Cada momento se ha librado entre lo extremo e intenso,

Porque he visto la

 simpleza en los demás

Para saber de lo que me ha hecho fuerte,

De lo que me hace diferente.

¡Oh, no!, esos demonios interiores en otros me han causado risa siempre,

Yo que he estado muchas veces en psiquiátricos

Y he convivido con los locos, otra visión tengo de la cordura,

Otra forma por lo tanto tengo de la existencia.

¿Deudas con la vida?, no lo miraría de esa forma,

Hay algo a lo cual las personas suelen nombrar mucho para excusarse

Cuando las cosas no marcharon bien,

Yo no le llamaría Destino, porque todo lo que pueda pasarle a alguien

En mi caso se ha convertido en Literatura,

Y por tanto, he sabido y sé observarlo todo desde otro ángulo.

Bastante largo ha sido mi camino sin que pida comprensión,

Suelo sentarme desde mi balcón para escuchar el silencio en las madrugadas

Y plácido calo un tabaco para calmar el aliento que exhala en mí

Como si en ese exhalar, reclamara más vida

Mientras todo transcurre, ante lo cotidiano, lo que a todos les ocurre.

¡Oh, el amor es algo de lo cual ya no enfermo!,

Tengo a mi mano una agenda de números para tener siempre una muchacha a quién llamar,

Y, por supuesto, el criterio para saber cuándo un poema es bueno,

Cuándo no merece un segundo de mi atención.

Aprendí a reconocer a los sabios y diferenciarlos de los tontos.

La nobleza es algo que me atrae,

Una mujer noble es mucho mejor que un libro,

Y hay muy buenos libros,

Y muchas mujeres nobles esperando el momento.

¡Oh, claro!, he cerrado puertas para siempre.

Pasamos por la vida de las personas cuando más nos necesitan,

Y nos marchamos cuando ese estar ya no tiene razón de ser,

Así es la estima de los buenos buscadores.

Y si el estimado lector pudiera, si busca una respuesta aún no resuelta,

Recuéstese al lado de su amante y evada por un momento lo difícil,

Tampoco es urgente resolverlo todo,

Debe recordar que medidamente se dan las cosas para la vida,

Ni de golpe, ni ausente, solo cuando sea necesario.

Así es mi proceder, mientras acabo este poema

Y me retiro a contemplar lo que escribí hace años

Y permanece, permanece, en el tiempo.

 

Julio Mauricio Pacheco Polanco

Poeta

 

Todos los Derechos de Autor para

Julio Mauricio Pacheco Polanco

 

Comentar este post