LA MUCHACHA DE LA CORONA IMAGINARIA

Publicado en por Julio Mauricio Pacheco Polanco

 

 

¡Cómo aprendiste tanto del amor!

Ser dulce no era precisamente tu característica,

Creías que merecías todo, no sabías de las otras noches

Cuando el mundo es conocer la soledad

No tener con quien conversar,

Estar frente a un ordenador esperando lo que no tenías,

Una corona imaginaria llevabas por las ciudades,

Con desprecio tratabas a quienes se te acercaban

Creías tener ese derecho, a maltratar a los muchachos que

Tontamente se te acercaban por inexpertos.

Creías que 15 años serían para siempre,

Que las flores tenían razón de ser por tu existencia.

Alguien inventó todo un universo

Y estabas convencida que era para ti.

Todo giró de manera muy rápida

Ser dulce no era precisamente tu característica,

Porque al llegar otras décadas

La voz se hizo amarga como  huraño el carácter

Con el cual empezaste a criticar a las otras quinceañeras

Si usaban la falda muy corta, si andaban muy escotadas

Que el mundo iba de mal en peor.

¡Cómo aprendiste tanto del amor!,

Cuando empezaste a leer libros de romances

Y  hacerte ideas sobre algo que no viviste

Y del cual nadie te quería hablar,

Porque eras muy bella, y llevabas una corona en la cabeza

Y así ibas de ciudad en ciudad,

Llena de frivolidad, siempre superficial,

Hasta estos años donde sabes de las diferencias

Entre las doncellas y las no amadas

,

Cuando te viste en el espejo y rompiste la corona

Cuando te diste cuenta que eras una princesa sin reino

¡Que nada del amor sabías!

Que sola te habías quedado.

 

Julio Mauricio Pacheco Polanco

Poeta

 

Todos los Derechos Reservados para

Julio Mauricio Pacheco Polanco

Comentar este post