LO QUE DEBÍ DECIR

Publicado en por Julio Mauricio Pacheco Polanco

 

Me faltaron palabras, a pesar de haberlo dicho todo.

Me faltaron palabras cuando las emociones fueron más veloces,

Cuando las horas me atraparon en reflexiones

Que forzosamente debía escribirlas.

No tuve el verbo adecuado para decirle a Dios todo lo que sentí,

Si no nos pasó a todos ello,

El silencio es un mar negro que tarde o temprano recoge todo.

Escribir es una tarde gris llena de calma donde los recuerdos fluyen

Esperando que llueva, para calar un tabaco y volver a preguntar: por qué.

Son tantas páginas en el espacio que fue destinado para otros libros,

Tantos escritos desde donde intento explicarme

Desde donde me doy cuenta que me faltaron palabras

Que no pude detener el tiempo en los relatos

De hombres que subían y bajaban gradas y con éstos mismos se encontraban

Sin saber si subir o bajar era el destino.

Me quedé en la certeza de los que transcurrimos

Y convivimos acostumbrados con un: podría ser, tal vez, quizás.

Para hablar de las horas perdidas, una corta avenida lo dice todo

Desde una banca y el silencio, para contemplar la ciudad

Si acaso así fue, con un libro entre las manos

Y la desesperación que se curó a fuerza de soportarla

Hasta que ésta fuera una costumbre, algo que no perturbase.

El sueño era una noche de Luna donde la melodía que le daba razón de ser

Era yo, entre mis pasos hechizados por algún poema,

Un día entero pasado en la Biblioteca

Y el libro que anhelaba escribir algún día.

Me faltaron palabras, a pesar de haberlo dicho todo

Y me faltan palabras, como en este momento.

En eso he pecado.

 

Julio Mauricio Pacheco Polanco

Poeta

 

Todos los Derechos Reservados para

Julio Mauricio Pacheco Polanco

Comentar este post