CUANDO EL POETA PENSÓ EN LA MUERTE POR VEZ PRIMERA

Publicado en por Julio Mauricio Pacheco Polanco

 

Cuando comprendas mi silencio

Entenderás que después de todo,

Nuestras manos unidas tendrán calor suficiente

Para todos los inviernos

Para cuando ya me sepas totalmente

Cuando el escritor enmudecido

Amando sabe que 20,000 palabras nunca lo dicen todo,

Si fuera posible juntarlas en una sola 

Al momento de expresar lo que se siente.

Por ello, cuando recuestes tu cabeza sobre mi pecho

Y sientas bravuras superiores a los mares más violentos

Hasta que se detenga y sea todo silencio

Como es calmo después del amor el cuerpo que está en reposo

Y brillen mis ojos en el reflejo del azul inacabable de los tuyos

Ya para esas noches de las certidumbres,

No tendrás preguntas sobre lo que siento.

Conocerás el miedo mayor a esa muerte que separa a las personas

Y pensarás en el destino y todas sus fatalidades

Cuando uno es feliz y todo es risas

Entre días donde el tiempo ya no existe para ambos

Y los dos somos todo lo único que importa

Mientras unimos sin descanso nuestros labios,

Sin promesas, o los días del futuro,

Porque todo marcha tan rápido

Que lo que nos llena solo está en el presente

Y solo de esa forma vivimos en nuestro amor.

Por eso, cuando comprendas mis silencios

Mis manos harán bucles en tu cabello rubio como el sol

Mientras mirada a mirada sabemos

Que lo nuestro no tiene definición ni palabras

Mientras nuestras manos unidas no tengan tiempo para pensar

De su calor en los demás inviernos,

Por ser ambos solo un presente continuo

Cuyo único temor es la muerte

Porque así de fuertes somos

Y así de unidos estamos.

 

Julio Mauricio Pacheco Polanco

Poeta

 

Todos los Derechos Reservados para

Julio Mauricio Pacheco Polanco

 

 

Comentar este post