EL DESAPEGO EN EL AMOR

Publicado en por Julio Mauricio Pacheco Polanco

 

No, no me habría quedado con una sola mujer,

Creo que mi pacto con la musa es así,

Conocer cada cierto tiempo alguna muchacha

Que reemplace a otra,

Siendo cada una de ellas un libro lleno de sabiduría

Si es que hay que utilizar el lenguaje de los lechos,

El que solo usamos los buenos amantes,

Cuando queremos saber de qué trata la vida,

Porque para serte más sincero mi amigo lector,

Estas muchachas son los verdaderos libros a leer,

De quiénes aprender, a quienes se les debe conocer primero.

Yo que de manera infatigable busqué la verdad

Y creí haberme enamorado muchas veces,

No entendía de los tratos de quienes no se pertenecen,

De quienes fueron más allá de los compromisos,

Esas aves peregrinas que no tienen estación fija

Si acaso sea el clima agradable para hacer el amor,

Si acaso el amante enseñe a amar,

Si acaso ella enseñe también a amar.

Es el amor una sabiduría que no cesa,

Dicen los felices: el privilegio de los que entienden el placer.

Yo que grité a la Luna y desafié todo lo que estuvo en mi paso,

Por querer saber qué es la Libertad,

A mis 45 años, puedo suscribir sobre el desapego,

Sobre la no pertenencia, sobre mis propios horarios,

El espacio que es solo mío,

La soledad cuya placidez me permite escribir

Sin que sienta celos u otras experiencias infantiles,

Porque las muchachas que conozco

No se molestan en provocarlos,

Es tan fina su educación y tan sincero el trato

Que en el momento del amor,

Solo existimos los que amamos,

Si así somos los buenos amantes,

En esta brevedad, que es el tiempo.

 

Julio Mauricio Pacheco Polanco

Poeta

 

Todos los Derechos Reservados para

Julio Mauricio Pacheco Polanco

Comentar este post