EL VERDADERO AMOR

Publicado en por Julio Mauricio Pacheco Polanco

 

No nena, enloquecerías conmigo, no solo haciendo el amor

Sino también aprendiendo a razonar,

¿Sabes?, hay una realidad que produce vértigo

Propia de los que no obedecemos a nadie,

De los que hemos usado siempre la palabra cuando la palabra es la palabra.

Dejo las botelllas de vino y otros excesos para los que no conocen aún al Diablo,

Yo bien prefiero el sexo continuo sin compromisos,

No sé si me entiendas, no sé decir Te Amo,

Creo que nunca fui bueno para decirlo,

Quizá sea porque no sé qué signifique ello,

Porque tal vez crea en otras cosas, míralo así: un alacrán,

Un eclipse, o un elefante blanco en medio de Nueva York,

Creo que esas cosas me dicen mucho más que un simple Te Amo.

He preferido desde entonces ser amo de muchos cuerpos,

Y las muchachas agradecidas en todo me han complacido.

Yo pienso más en Jesús, te juro que he pensado todo el día en Él,

Te diré que era un tipazo, creo que es el único que puede decir ese Te Amo,

Y no es que sea católico o siga alguna religión

O haya perdido totalmente la razón y crea en los relatos donde con parábolas

Otro mundo quiso mostrarnos,

Yo diría que fue tan impoluto y tuvo un mundo propio tan inmenso

Propio de los que solo son dioses,

Porque si me diera la oportunidad de estrecharme la mano

Te juro que me siento toda la eternidad a conversar solo con Él,

Creo que tiene más respuestas que todos los hombres que han habido,

Mira que me sé de memoria este mundo donde si pueden te sacan los ojos

Y por nada,

Y este Hombre solo quiso que todos nos tratásemos como hermanos,

Creo que entendía de otra manera al amor,

Reitero nena, yo puedo darte horas de horas de sexo

Pero no sé decir Te Amo, mas sé que hay alguien quien sí es digno de decirlo,

Considérame loco o perdido, pero todo el día no he dejado de pensar en Él,

En lo que ha inspirado a millones en este mundo,

Nena, si gustas un día lo buscamos,

Algo me dice que Él tiene todas las respuestas, sí, esas respuestas que necesitamos,

Tal vez Él sea el que te diga de su boca Te Amo,

Y entonces yo pensaré en elefantes blancos invadiendo Nueva York,

Alacranes y eclipses poblando el universo,

¿Por algo hay que empezar, no?

 

Julio Mauricio Pacheco Polanco

Poeta

 

Todos los Derechos Reservados para

Julio Mauricio Pacheco Polanco

 

Comentar este post