ERA EL AMOR

Publicado en por Julio Mauricio Pacheco Polanco

 

-Es tan inexperto que te aseguro que en un mes la embaraza.-le daba una probada a la porción de torta de chocolate que estaba servida sobre la mesa. Se me habría antojado un tabaco, pero a los presentes les incomodaba el olor y las volutas.

-Escritor, ¿acaso crees que la sabiduría en el amor de una mujer dura solo un mes?-Preguntó ella mientras forcejeaba con la cintura de su jean, pensaba que debía bajar de peso, que el gym no le ayudaba mucho, que quizá necesitaba eso, más sexo para quemar calorías y estar en forma.

-Pues creo que a los 30 años, la sabiduría de una mujer al momento de tener sexo continuo, salvaje y con un ignorante como él, le conllevará al temor de pensar que el sexo que le brinde después de ese mes donde se han encerrado para amarse, será algo monótono, si bien sabes que todos aprenden a hacer el amor en menos de un par de días, sobre todo si cuentan con el tiempo necesario para éste. ¿Tú preparaste la torta de chocolate?-. Sí, por qué, ¿está deliciosa, no?- Veo que te esmeras en ser una mujer preparada para asumir todos los rigores de una mujer casada.

-Deja tu postura machista Escritor, solo falta que nos digas que el tipo se volverá un misógino.- Sentado a la ventana desde donde se veía el perfil arquitectónico de la ciudad, miraba de reojo su celular, esa mala costumbre de esta época de conversar y ver el celular.

-Es que no conoce los celos, es un hombre condenado a padecer el amor. Si sobrevive a la ruptura sin buscar refugio en el alcohol o las drogas se merecerá mi respeto, obviamente que estaré de acuerdo en que se vuelva mujeriego o visitante continuo de las muchachas del placer.

-¿Entonces crees que no durarán mucho?- Dejó el celular a un lado. Fue inútil, empezaba a sonar una y otra vez.-Creo que se volverá misógino. Hablará un par de años mal de ella. Tendrá tema de conversación por un buen tiempo donde la biografía de ella se repita constantemente.

-En eso te doy la razón Escritor. No estoy de acuerdo con lo que ella ha hecho. Mira que dice que fue amor a primera vista, pero el sexo, la atracción no dura mucho. También creo que se embarazará al término del mes. No la imagino con la sabiduría de una meretriz al momento de amar.

-Ni las meretrices tienen tanta sabiduría en un mes donde se hace el amor más de 15 veces al día-, acoté mientras le daba otra probada a la torta de chocolate.-Tú sabes bien que cuando se tiene sexo, la pasión ciega a la razón y la damos adentro de la mujer sin pensar en las consecuencias, o no les ha pasado ello, a mí me ha pasado muchas veces. Ah, esas angustias de no saber si he embarazado a una mujer o no, no las deseo a nadie.

-¡Conocer el periodo!-Dijo ella de pronto-. Ni nosotras las mujeres desde que menstruamos llegamos a conocer a plenitud nuestro periodo. Ya no estamos en edad para perseverar en que somos mujeres lunáticas o que la Luna es nuestra guía para la menstruación. ¿En serio te gustó la torta?

-¡Bah!, esta mujer me cela a más no poder, me está pidiendo que tome una foto de todos los presentes. Desde que conseguí este empleo, cree que le engaño. Permítanme por favor, o si no se desata la tercera guerra mundial.-Nos paramos y posamos para la foto del WhatsApp. Yo llevaba la torta en la mano. Era cumpleaños de una compañera de trabajo. Nos habíamos quedado los más antiguos para conversar un momento y olvidarnos un poco de nuestras responsabilidades.-Es que me está absorbiendo demasiado, no sé qué le pasa, esto antes no era sí con ella.-Miramos a nuestra compañera para tratar de recibir una respuesta.-No sé, no me miren a mí, yo no sé nada. Qué estarás haciendo tú más bien que ella está empezando a desconfiar de ti.-Mandó la foto. Era vano, ella empezó a llamar, él se levantó de donde estaba y se fue a un lugar aparte para tratar de despejarle las dudas que atormentaban a su pareja.

-Son los años y la competencia con mujeres más jóvenes. Ella le exige el matrimonio a cada momento. Estarás de acuerdo conmigo Escritor que ésa es la razón del porqué no comparto la decisión de dejarse llevar por los impulsos y ese llamado amor a primera vista. Allí los veo de aquí a un mes, hechos todo un lío, peleados con la vida. Creo que no debieron convivir tan de pronto. Pero claro, tienes razón en decir que es un inexperto, que cree que dándola afuera evitará embarazarla. ¡Esos espermitas o líquido preseminal cuántos matrimonios han forzado!

-En todo caso quedan las hormonas para inducir el menstruo. Concluyamos que somos unos pesimistas graduados por la experiencia.-Ella alzó la copa de vino mientras llevándosela a los labios dijo:-Tampoco es una muchacha inexperta. Creo que está agotando todas sus posibilidades para no quedarse solterona. Y qué, ¡no para de hablar con su pareja desde el celular!-Escuchábamos cómo poco a poco lo que empezó como una explicación, ahora terminaba en una discusión que nos evocaba recuerdos a lo que todos alguna vez vivimos.-Y luego dicen que solo el amor podrá salvar al mundo.- Apostillé.

-¿Tienes otra solución Escritor?-. Me preguntó como si de pronto estuviera aterrada, como si todo estuviera perdido.Después de un breve silencio donde parecía nada tener sentido dije entonces:- ¡Claro que sí!, lo único que puede salvarnos es la comida…-Ella mandó en ese momento al diablo la posibilidad de ir al gym, sonrió con placidez mientras cogía su celular y me decía: ¿Comida china otra vez? Amén fue lo que le contesté, mientras nuestro compañero de trabajo no paraba de discutir desde el celular con su pareja. Lo había apagado más de 15 veces. 15 veces había vuelto a sonar el celular. Era el amor. Le doy solo 5 meses a esa relación,-expresé de manera indiferente.-Ella me miró a los ojos y sonriente me dijo: ¿a cuál de las dos relaciones mi estimado Escritor?- Porque mientras una pareja había tomado la decisión de encerrarse en su departamento para hacer el amor, nuestro compañero colgaba una y otra vez su celular, para volver a ser llamado de igual forma. No pude más, encendí mi tabaco, creo que lo merecía.

 

Julio Mauricio Pacheco Polanco

Escritor

 

Todos los Derechos Reservados para

Julio Mauricio Pacheco Polanco

Comentar este post