LA DICTADURA

Publicado en por Julio Mauricio Pacheco Polanco

 

 

Por ordenanza municipal, se estipula que solo se podrá caminar leyendo por la vía pública desde las 08:00 a.m. hasta las 12:00 m., las personas luego podrán pasar a almorzar a los restaurantes que deseen opinando solo sobre los temas indicados en  la carta del menú, está demás decir que los temas a tratar deben tener relación con lo leído en la vía pública mientras se caminaba. Por ninguna razón se deberá leer a Julio Mauricio Pacheco Polanco, por ser contrario al orden establecido, agitador de consciencias y promovedor del pensamiento cuestionador como la Libertad de Expresión. El solo nombrarlo implicará ser penado con multas que van desde horas de privación de lectura hasta la total prohibición de todo tipo de lectura. Se podrá leer a cualquier autor, menos al mencionado. Está también penalizado pensar lo que este autor haya escrito o siga escribiendo. Se excluirán de estas penas a los beodos que serán inimputables por carecer de responsabilidad intelectual, mas por ninguna otra razón se permitirá la divulgación de sus propuestas en torno a una sociedad donde prime la libertad de pensamiento o crítica. No queremos librespensadores, queremos gente sumisa y acatadora. Los que formen parte de los cuestionamientos dados por la literatura promovida por mencionado autor serán prohibidos no solo de leer sino, además, de escribir. Pasando de tema, luego de almorzar y haber solo analizado los temas propuestos en la carta del menú, los horarios de escritura serán desde las 02:00 p.m. hasta las 08:00 p.m., donde lo escrito esté conforme al régimen, alineándose todo pensamiento a la causa de nuestra revolución. Toda obra que abrace nuestros ideales con los cuales desarrollamos el nuevo hombre, será leída, evaluada y si el aporte coincide con nuestra manera de entender la sociedad, publicado y homenajeado recordándoles que el discurso a dar deberá primero ser leído por el aparato cultural del Estado quien se podrá tomar la libertad de corregir, aumentar o disminuir lo que ha de disertarse. Nuestra causa por la revolución propone así un régimen basado en la cultura, la igualdad de pensamiento, y la defensa de los derechos de la persona, considerando que primero son los deberes ante la nación, que ésta se antepone a cualquier nueva forma de pensamiento que sea tendenciosa o, promueva el caos dentro de un orden establecido donde la cultura es el fin supremo de nuestra sociedad, dejando en establecido desde nuestra Constitución que todo espíritu crítico deberá ser formado desde nuestras

universidades donde les enseñaremos gratuitamente a ser críticos, a encausar el pensamiento analítico, otorgándoseles lineamientos y métodos como sistemas para entender la vida, la política y la erudición. Considerando que la ignorancia es el mal que impide el desarrollo de la personalidad en los individuos, nosotros, y solo nosotros, les daremos el conocimiento necesario y que creemos, es el que debe usarse, en toda pedagogía, para alcanzar la consciencia que se requiere para ser persona dentro de la sociedad, solo y repetimos, solo, bajo los parámetros que se les dará desde los centros de instrucción. Luego de los deberes literarios, el individuo deberá exponer lo escrito en las aulas magnas del saber donde corregiremos la labor intelectual hasta esclarecerles el pensamiento y guiarles en el desarrollo de éste por la causa revolucionaria que tanto defendemos en nombre del Estado y la Nación. Esto será hasta las 20:00 horas en que se pasará a cenar y luego a dormir. Los individuos o personas, que fieles a la consigna que nos hace libres bajo este orden, podrán luego hacer el amor con sus parejas previo juramento a nuestros líderes y a la causa revolucionaria y, se recomienda con carácter de obligatoriedad, estudiar la biografía de nuestro líder revolucionario al menos una hora diaria, para luego al día siguiente, desayunar, y pasar por nuestros municipios, como bien lo estipula nuestra Ley, para recoger los libros que se les asignará para leer por la vía pública mientras estén caminando por el cronograma de vida indicado. Queremos reiterarles que nunca tuvimos un mejor orden establecido y que nunca antes se luchó tanto por la igualdad de pensamiento y la culturización de las personas. Sea dicho en nombre de la Libertad, Igualdad y La Revolución, queda registrado, firmado y comunicado a todos los ciudadanos libres de nuestra Patria. Así, comuníquese con carácter de obligatoriedad, a cumplirse, bajo la seria advertencia de las penalidades impuestas a quienes desacaten lo establecido, sea con la privación de la lectura de los libros que les asignaremos a leer, hasta con la prisión voluntaria, por rebeldía e inadaptación a nuestro modelo de convivencia social. Divúlguese en todos los municipios y en todas las regiones donde ciudadano haya. Adjunto mi rúbrica por la causa que liberará a todos los pueblos del mundo, en nombre de nuestra revolución.

 

Julio Mauricio Pacheco Polanco

Escritor

 

Todos los Derechos Reservados para

Julio Mauricio Pacheco Polanco

Comentar este post