LOS OROPELES DE HIEL

Publicado en por Julio Mauricio Pacheco Polanco

 

¿No propusieron en sus orígenes

Usar la Dialéctica para alcanzar la verdad?

Mira al hombre humilde cómo espera el momento

Para sentarse al lado del rico,

Sin importarle humillaciones

Ni tenga interés alguno en la virtud,

¡Ah, apenas llene el vientre

Y tenga todo lo que el rico tiene,

Beberá hasta el hartazgo

Y gozará del sexo como los oligarcas!

¿Qué es el Bien entonces,

Sino algo que nadie persigue,

Una oración de inocentes

Que no saben de lo corrupto

Que en manos del sacerdote

Se desentiende de las mafias que bendice sin embargo?

Dicen la Dialéctica hallará la verdad

Mediante la razón,

Pero el hombre ama más su cama

Y los placeres propios de lo que se llama vida,

¿Quién dá 12 horas diarias

Entre fétidas personas

Y órdenes ofensivas

Cuando el dinero para otros llega fácil?

¡Tonto, loco, gritan al que es honesto

Y detesta las manos que se ensucian

Con el dinero de los ladrones!

Sin embargo así es el mundo,

Dicen los mediocres, los que son llamados por todos:

Ambiciosos.

Te llamaron para hacer la historia

Y regresaste con un plato de lentejas

Y deshonra.

¡No ha pasado nada en plena orgía,

Te dirán todos, que así somos

Y eres nuestro, entiéndase bien,

Aquí no queremos Filósofos!

 

Julio Mauricio Pacheco Polanco

Poeta

 

Todos los Derechos Reservados para

Julio Mauricio Pacheco Polanco

Comentar este post