TERTULIA SOBRE CÓMO HACER NOVELA

Publicado en por Julio Mauricio Pacheco Polanco

 

 

Sigo encontrando ideas en tus escritos, eso no es hacer literatura Mauricio. Tus personajes son el remedo de tu voz, un calco de tu manera de pensar. ¿Entonces qué es Literatura?, le pregunté al novelista que casualmente había leído mis escritos y se aventuraba a darme un consejo sobre qué es la literatura y cómo se debe escribir. Estamos de acuerdo que al escritor se le reconoce por su estilo y por la libertad que tiene para elegir sus personajes y la temática que debe desarrollar, pero las ideas Mauricio, los personajes tienen ideas tuyas, no tienen vida propia, tienen tu vida; el lector puede reconocer tu estilo, pero no debe recordarte a través de tus personajes, la literatura es mucho más que ideas que parametren lo propuesto digamos, a través de una novela. La novedad, claro, estamos de acuerdo en la novedad como explicación de lo que es una novela y, claro, los personajes, nunca dejarán de ser ajenos al universo del escritor, acepto que un personaje pueda ser por ejemplo o bien la ciudad de Mollendo, o la ciudad de Arequipa, acepto que una ciudad pueda ser un personaje, es decir, que un solo ser tenga todas las características de un balneario o una ciudad, pero las ideas, reitero, las ideas empobrecen al personaje, los convierte en zombies del imaginario de un autor que quiere decir algo a través de éstos, sin darles la oportunidad a que tengan vida propia. ¿Cuántos personajes se requiere para narrar una historia, una novela por ejemplo? Si de algo te sirve de ayuda, tienes a cuanta persona hayas conocido, ambos estamos de acuerdo en la técnica de la fotografía, en que ésta sirve para describir no solo momentos, donde para nada debe interferir el autor, sino acaso mantener una postura de testigo, si acaso le des un ángulo diferente, eso va de la mano con tu visión del mundo y de la vida. De igual manera la técnica fotográfica para ser aplicada en los personajes, debe remontarse al recuerdo fiel de lo que aconteció en algún momento cuando los elegiste para tu novela, pero ello no te da derecho para hacerles interlocutores de tus ideas. Estimado Escritor, la literatura bien hecha nos quita ciertos derechos al momento de dar vida a los personajes. Hasta ese fiel recuerdo que creemos tener de la técnica fotográfica, puede ser susceptible a una moral propia, es decir, tuya, ¿en ese caso mejor serían los panfletos, no? Hacer literatura es dar cabida a personajes a los cuales se les respete su personalidad, se les deje ser inclusive cuando te contradigan a ti, cuando estos asuman posturas con las cuales no estés totalmente de acuerdo. ¡No hay un mundo ideal Mauricio!, el mundo es diverso y a veces hasta disparatado. Así son los personajes, por demás ganadores o perdedores, vitales o débiles, son el universo que el lector desea conocer, no para enterarse de tus ideas, sino para enterarse de lo que puede ser posible y hasta de lo que no puede ser posible. ¿Propuestas a través de las novelas?, mejor te dedicas al ensayo o discurso político, ¿no crees? A ver, revisemos bien qué es hacer literatura desde la técnica fotográfica, por ejemplo, ves a un lector que cela a su mujer porque ésta lee diariamente tus escritos desde la web. Los visualizas discutiendo porque él le reclama el hecho que te lea seguido, reiteradas veces hasta en un mismo escrito, en ausencia del esposo que trabaja duro y que, al momento de llegar a su casa, la encuentre a ella obsesionada con tus escritos. Hasta allí tienes la fotografía de un acontecimiento. Desde allí puedes empezar la novela, pero el aprendizaje que tienes de los celos debe ceder a la voluntad de los hechos, no a lo que te ocurrió alguna vez a ti. Cuando estos personajes discuten, ¿discute tus postura moral ante los celos, o los personajes cobran vida para encajar en el lenguaje de los que han pasado por experiencias similares?, y si el esposo es ateo o anarquista, supongamos, o la esposa es católica. Es un contexto donde la investigación se hace necesaria, ¿no crees, mi estimado Escritor?, pero claro, sé que lo sabes bien. El hecho es que la literatura debe ser como la vida misma, es decir, debe sucederse sin saber qué podría pasar, debe estar distante a tu estilo creador y más distante a la lectura del que tiene tu obra y no sabe qué va a ocurrir, pero recalcando algo importante: los personajes no te pertenecen, ellos están dentro de un universo elegido donde es su personalidad la que se debe hablar, sin las ideas del autor. ¿Que

 pocos autores lo han logrado?, pues eso es arte mi estimado Escritor. Mauricio, cualquiera puede escribir un relato testimonial, lo difícil es hacer novelas donde los personajes elegidos por el Escritor, no le pertenezcan a éste, más allá del ojo que los fotografía, más allá inclusive del discurso que defiende el Escritor, o en todo caso, los principios de realidad desde donde parte la novela, siempre en el afán fotográfico, que como vemos, no escapa inclusive a la moral del autor, sus prejuicios o posturas con las cuales no se esté de acuerdo. Si me preguntas qué es hacer literatura, esto es lo que he aprendido. ¿Aprendido qué?, a liberar de mis ideas a los personajes de las novelas que escribo, porque si escuchas bien, no digo: mis personajes, ni: mis novelas que he escrito. Creo que en ello concordamos señor Escritor, cualquiera puede hacer un relato o una novela testimonial, pero la literatura va más allá, cuando no hay sesgos, no hay ideas, no hay moral a seguir, no hay discursos detrás de los personajes, ni mucho menos, la voz del autor presente, cuando los personajes deban opinar.

 

Julio Mauricio Pacheco Polanco

Escritor

 

Todos los Derechos Reservados para

Julio Mauricio Pacheco Polanco

Comentar este post