UNA EXTRAÑA PERO SOLUCIONADORA TEORÍA

Publicado en por Julio Mauricio Pacheco Polanco

 

Creo más bien que deberíamos seguir el ejemplo de los extraterrestres. Venía ella con ese rollo desde hacía un buen tiempo, desde que se obsesionara con el Cinturón de Orión y otras lecturas relacionadas con la cultura Egipcia y demás teorías conspiratorias que le hacían ver como una muchacha entretenida. Está demás decir que esas lecturas para mí habían perdido interés, puesto desde que una noche, como todo el mundo, cuando alguna vez en su vida, intrigado por los misterios de los cielos nocturnos, vi cómo una estrella que siempre estaba quieta en el cielo, se movió en mis narices, como si fuese un avión. Descarté todo tipo de explicación posible. Sí tienes razón, ellos no son para nada consumistas, siempre se les ve desnudos, es más, me atrevo a pensar que sí son superiores que nosotros, mira que nunca se les ve con sus órganos sexuales, no solo no son consumistas en tanto a qué ropa usar, además son asexuados. No sé por qué siempre tienes que estar hablando de sexo, en todo le hayas relación con el sexo. Bueno, eso habría que preguntarle primero a Freud que fue el que se nos adelantó con la tragedia griega y sus hallazgos en la Europa poblada de mujeres que solo querían ser felices. ¡Viejo cochino!, se merecía que le dijesen eso. Pero le dieron la razón en vida y mira que a pesar de ser cocainómano y haber echado por los suelos su tesis de curar a las personas con la terapia de la palabra, ya que él usaba para sí la cocaína, tuvo mucho de verdad en lo que contribuyó al primer mundo desde sus investigaciones de la psiquis humana. Ya, mejor para y cambiemos de tema, que te pones desagradable cuando empiezas a ponerte terco y llevarte por delante la razón. Mira que hallé una teoría aún más interesante, supe que hay inteligencias superiores que cuentan con unas cuerdas vocales más evolucionadas que las nuestras, a tal manera que en vez de hablar como nosotros, se comunican con notas musicales, emitiendo melodías en su comunicación. ¿Te imaginas cómo serían esos diálogos? Espera, eso de dónde has sacado que no lo supe nunca. Es una teoría mía, no sé, hablas tanto del aporte en tu bendita literatura que se me pegó, es decir, en algo debo contribuir al pensamiento del ser humano, ¿no crees? Así que cuando dialogan, emiten notas musicales que al compartirse se convierten en espléndidas melodías. ¡Majestuosas melodías, señor escritor! Entonces volvió a repetir la pregunta con un ademán triunfador, esperando que le concediera el crédito a tanta imaginación, si acaso no fue brillante tal propuesta, ¿te imaginas cómo serían esos diálogos? ¡Un zafarrancho!, ¿cómo?, pues eso, si fuese una virtud humana, sería eso, ya que nunca logramos entendernos en nada, es tan difícil entrar en la misma sintonía cuando se trata de ponerse de acuerdo. ¡Bah!, no entiendo por qué tienes que pensar así, además te dije que son inteligencias superiores. Ya pero por más superiores que fueran y suponiendo que aún en ellos el amor existiese, ¿no crees que sí sería un zafarrancho cuando en vez de ponerse de acuerdo las parejas, discutan como lo hacen todas las parejas del mundo?, y sin considerar el lenguaje procaz, sinceramente no le hallo nada melodioso a lo que me evoquen esas discusiones. ¡Paz, paz, paz!, ellos no tienen que ser como nosotros que nos peleamos por ver quién tiene razón. Sí, puede que esté bien pensado lo que has dicho, pero ahora de pronto se me viene a la mente los diálogos entre familiares que se reúnen después de mucho tiempo, sí, esas tensas reuniones familiares donde todo parece empezar bien, hasta que de pronto sin que pueda evitarse, los parientes empiezan a recriminarse cosas del pasado y todo se convierte literalmente en una olla de grillos. ¡Basta!, se levantó del sillón donde estaba sentada mientras yo le seguía desde la silla que daba al ordenador. ¿Lo haces porque no tuvimos sexo hoy, no?, ¿cuántas veces debo repetirte que no me gusta tener sexo cuando estoy con el periodo? No le veo nada malo a tener sexo durante el periodo, es más, me parece más seguro, son días estériles al 100%. No cariñito, no es eso, como a ti no te duelen las paredes vaginales al sentir la penetración. Mira, lo mejor que puedes hacer es darte una ducha helada y tratar de llevar la fiesta en paz. Dale, sin embargo debo acotar que me parece interesante tu aporte sobre las melodías emitidas por esas cuerdas vocales donde esos seres más evolucionados, no hablan, sino, más bien, comparten notas musicales, y según su tertulia, fluyen melodías infinitas que orquestan el mundo ideal que hasta ahora no hallamos en este mundo. ¿Lo haces a propósito?, no, no es a apropósito, sino te has dado cuenta, estoy escribiendo justamente sobre ello. La ducha helada que espere.

 

Julio Mauricio Pacheco Polanco

Escritor

 

Todos los Derechos Reservados para

Julio Mauricio Pacheco Polanco

Comentar este post