LOS DECRETOS LEYES CUANDO PPK FUE PRIMER MINISTRO DE TOLEDO

Publicado en por Julio Mauricio Pacheco Polanco

 

 

El Primer Ministro fue el actual Presidente de Perú, PPK, teniendo como Ministro de Economía a quien ahora es redundando, el Primer Ministro, Fernando Zavala. Era el gobierno de Alejandro Toledo, el que había liderado la lucha anticorrupción, mejor dicho, la marcha de los 4 suyos, los que habían liderado la indignación de un pueblo peruano donde los Congresistas y Ministros juramentaban sus cargos “por Dios y por la Plata”.

Habían quedado como si fuera para siempre, esos vladivideos llevados a la televisión por un Fernando Olivera que había logrado destapar la red de corrupción que sumía al Perú en medio de una re-reelección. Fujimori haciendo un derroche generoso de histrionismo ordenó el allanamiento domiciliar de Vladimiro Montesinos a quien acusó de traidor a la Patria. Es curioso, ahora es a Alejando Toledo a quien se le ha allanado su domicilio y casi con las mismas características, bajo el mandato de un PPK que en plena campaña prometió luchar contra la corrupción.

Pero por qué debería preocuparse PPK ante la orden de extradición y prisión preventiva para Toledo. Debe ser porque fue él quien promovió algunos decretos leyes para favorecer a Odebrecht al momento de licitar la carretera interoceánica. PPK estaría embarrado hasta las patas, a no ser que la colaboración eficaz de un Alejandro Toledo preso sea sesgada y solo sirva para asustar a García Pérez, Ollanta Humala junto con Nadine Heredia y tanto corrupto mandatario sucedieron en Perú, después de la inefable Dictadura de Alberto Fujimori.

Tuve ganas de calar un tabaco en ese momento, cuando reflexionaba sobre lo que en estos primeros días de febrero, en medio de adendas y concesiones a consorcios donde perdemos todos y los amigos del Presidente se volverán millonarios, desde mi vista que tomaba toda la Plaza de Armas de la ciudad, con pocas personas aún, en un día donde el sol salía después de unas semanas donde llovió no solo en esta ciudad sino en todo Perú, a tal manera que hubieron huaycos y personas muertas por éstos, ordenaba una jarra de limonada con cubos de hielo mientras escribo esto para mi blog, sin esperar nada, sin saber qué más hacer. Pareciera que fuera una cortina de humo todo esto, que hay algo que ocurre en nuestras narices y que nadie logra ver qué es en realidad. Todo se orienta hacia los ex presidentes peruanos por haber recibido dinero de constructoras brasileñas como coimas, sobornos o apoyos económicos para campañas presidenciales.

Lo que más me extraña es que es Alejandro Toledo, el mismo que lideró la marcha de los 4 suyos, el que fue abanderado paladín anticorrupción, el que debía limpiar nuestra honra, honestidad. Esto ha ido demasiado lejos, ahora ya no confiamos en nadie, ni en los periodistas premiados por Odebrecht ni tampoco en los políticos entrevistados a través de esos medios de comunicación donde se ve claramente cómo son parametradas las declaraciones de los entrevistados.

Porque esto no abarca solo a ex presidentes, se lleva de encuentro a todos, desde alcaldes, presidentes regionales, congresistas y ministros, a todo aquel que se hizo de la vista gorda y firmó contratos mientras recibía dinero fácil y era el bonachón que pasaba la voz a sus amigos para darles trabajo sin importar cuánto pudieron cutrear, ya que la plata sobraba, los sobrecostos cada día eran mayores, había trabajo como cancha como se dice aquí en Perú, trabajo para los amigos, porque del Estado salía dinero, y esto implica que todos se llenaron de plata, que los gobernantes que tenemos reflejan lo que son las mayorías en esta sociedad: personas que transan con la corrupción.

Se me habían pasado las ganas de fumar, me serví un vaso con limonada con unos cuantos cubos de hielo. Así serían los 5 siguientes años: un circo de corruptos denunciados donde el peruano tendría sobre qué hablar. Sorbí mi limonada. Qué jodidos que estamos, me dije.

 

Julio Mauricio Pacheco Polanco

Escritor

 

Todos los Derechos Reservados para

Julio Mauricio Pacheco Polanco

Comentar este post